Google+

viernes, 14 de diciembre de 2012

Experimentación animal



Disfruto de la compañía de cualquier animal, cuando digo cualquiera no me refiero a animales domésticos como perros y gatos sino que disfruto viendo animales en libertad. Son todo lo contrario al ser humano, no destruyen, no matan, se protegen y el altruismo no esta enmascarado por alguna conveniencia oculta. Son toda la honestidad que le falta a nuestra especie. 

A la hora de investigar a veces nos vemos obligados a experimentar con animales, a lo largo de la carrera he “manipulado” un pollito, una rata y un conejo y por supuesto no me gusta acabar con ninguna vida pero de ahí a llamarlo maltrato animal hay un gran paso. En la web igualdad animal  hablan de sustituir los modelos “animales no humanos” en la investigación y de cómo son sometidos a pruebas en contra de su voluntad. "Nunca he visto a una rata firmar un contrato", Hablan de que los animales modelo son tan parecidos a nosotros se merecen la misma consideración "aunque nadie se la quita".

 ¿Quién cree que nos gusta matar animales? Pero aunque el fin no justifica los medios hay procedimientos en experimentación como pruebas biomédicas, comportamiento animal, investigaciones genéticas donde prescindir de un modelo animal es imposible.  Es necesario un control en tales experimentos, una normativa que limite las pruebas científicas en animales. En el periódico El mundo, podeis leer un artículo de cómo el Parlamento Europeo ha dado luz verde a una directiva que busca reducir la cifra de experimentos con animales en la UE. 

 Si tuvieran que operarte y te dijeran: Mira, el cirujano no a operado aun a nadie pero ha visto cientos de videos sobre la intervención ¿Dejaríamos que nos tocase? Yo creo que no, es necesario un método de prácticas imprescindibles para aprender. Estudiar los principios moleculares de la infección de un patógeno o nuevos métodos de intervención quirúrgicos son utilizados continuamente en animales como el cerdo, a veces se pueden sustituir por cadáveres pero ¿Ha muerto el paciente tras la intervención? ¡A mi me lo han dado fiambre!

Ser diagnosticado como diabético era a menudo una sentencia de muerte antes de que se desarrollarse el tratamiento de la insulina a partir de los datos en animales.  Anestésias, antibióticos o analgésicos, todos probados en animales y que hoy salvan vidas, no solo humanas sino de otros animales (Todos los activistas olvidan este dato, ¿Cuantos animalillos no morirían si no se hubieran desarrollado tratamiento?

Click para compartir

votar

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja un comentario, hace la ciencia mas interesante!